Todo parece indicar que la actual directora del hospital «Evita Pueblo» de Berazategui, Karina Fiquepron, no se apartó ni un instante del lamentable ‘camino’ trazado por su antecesor, Rodrígo Castañeda, respecto del abandono casi total del edificio del nosocomio emblema de Berazategui.

La pésima gestión de Castañeda, le valió la baja como director, siendo designada -muy a pesar suyo, según trascendió en ese momento- la entonces directora de Hospitales de Provincia, la doctora Fiquepron. Pero las expectativas generales sobre cambios y mejoras, pronto se fueron desmoronando, y el atisbo de camio que se había visto, pronto fue «mas de lo mismo» aunque, para este Semanario, que recorre el hospital casi en forma semanal, fue de mal en peor.

El increíble estado de abandono y falta de gestión en el ‘Evita…’ puede verse ni bien alguien ingresa en lo que se denomnina ‘guardia’, que mas bien parece el patio trasero de un viejo y abandonado edificio.

El deteríoro creciente, la suciedad, los pacientes apilados en los pasillos de la guardia, la constante caída de mampostería, son solo parte de la ausencia absoluta de gestión de una directora que, evidentemente, debió haber evitado asumir, o como mucho, renunciar inmediatamente al ver que no estaba capacitada para el desafío de hacerse cargo del desastre que dejó Castañeda como director saliente (echado) y que hoy son un lastimoso monumento al abandono que sufre a diario el hospital conseguido merced a la lucha de todo un Pueblo, y que el actual gobierno de la provincia de Buenos Aires parece esforzarse cada vez mas en arruinar, tal vez por la intolerancia política o la chatura de no entender que el ‘Evita Pueblo’ es el hospital de 440.000 habitantes, que es PROVINCIAL y que la señora Vidal debería asumir que el castigo evidentemente «impuesto» a un distrito que no la votó, está dañando gravemente su propia imagen casi de odio hacia Berazategui…