La pandemia que sacude al Mundo entero, sin dudas demanda a diario la creación de nuevas medidas y exigencias para afrontar el mal que sacude al planeta.
En el caso del Conurbano, la mayoría de los distritos al sur, estamos en grado de ‘epidemia’.
El Gobierno nacional, junto al de la Provincia, emitieron indicaciones y órdenes para hacer frente a la imparable ola de contagios. Una de las medidas mas discutidas en el momento, fue la de prohibir la presencialidad en las escuelas.
Los alumnos tienen clases virtuales desde sus propio hogares.
Las mamás -en general- son las ‘maestras’ ante la emergencia.
Las escuelas vacías, sin presencia de alumnos que ocupen bancos, baños, consuman luz, sanitarios y otras paralizaciones, son el marco que rodea la medida.
Sin embargo, casi como una burla al momento que se vive, el ajuste, de acuerdo con el colegio, será de entre 250 y 1.500 pesos para los padres que mandan a sus hijos a colegios privados, alrededor de 1.500.000, entre jardines, primarias y secundarias de toda la provincia de Buenos Aires.
Es decir, encima que no se utilizan las instalaciones del establecimiento, y que las docentes ‘enseñan’ desde sus casas ocupando solo un par de horas -por ‘zoom’- incrementan el valor de la cuota.
Los padres deberán pagar solo por pertenecer al colegio…
COMERCIOS EN SERIOS APUROS
Otro de los temas críticos derivados de lo que estamos viviendo, consiste en las limitaciones a los comercios.
Los mas castigados, sin dudas, son los del rubro ‘gastronómico’, quienes solo podrán atender comensales en la calle (en pleno invierno…) no permitiéndose el ingreso de gente a los locales.
Es imposible sostener sueldos, alquileres, servicios etc solo con el ingreso de ventas por ‘delívery’.
Y aún así, son permanentemente intimados por AFIP y los municipios que pretenden recaudar aún sabiendo que ellos mismos -las autoridades- limitaron sus ventas.
Casi una burla para el comerciante que está atado de pies y manos para subsistir, pero reciben permanentemente intimaciones de los entes recaudadores para que paguen sus impuestos y sus tasas municipales.
¿NO VEN LO QUE PASA?
Todo parece indicar que las autoridades no han entendido la gravedad de sus propias medidas, ya que pretenden sacarle dinero a quienes no tienen forma de pagar los aprietes que reciben.
Los Concejos Deliberantes deberían sancionar medidas tendientes a la adedcuación del pago de las tasas municipales proporcionalmente a lo que se vive.
Si un municipio pone tope horario y clausura el comercio que no lo respeta ¿como pretende recaudar, si no lo dejan trabajar?
La Legislatura bonaerense debería entender que no pueden reclamar que los padres de los niños paguen un aumento en la cuota, cuando los colegios permanecen cerrados y las maestras apenas aportan algo de actividad desde sus propias casas -ni siquiera desde las escuelas- que convierte la situación en casi una burla para el Pueblo…