domingo, 4 diciembre 2022

JUICIO POR ‘LA MASACRE DE WILDE’: TELLEDÍN EN EL BANQUILLO

Continuó esta semana el juicio por la denominada «Masacre de Wilde», ocurrida en enero de 1994, con declaraciones de vecinos que recordaron las vivencias de aquel día en que una docena de policías de la Brigada de Investigaciones de Lanús asesinaron a balazos a cuatro personas.
El debate se lleva a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de Lomas de Zamora y estuvieron presentes los familiares de Edgardo Cicutín, Norberto Corbo y Claudio Díaz, sobreviviente del ataque.
El Dr. Ciro Annichiarico, abogado de la viuda de Edgardo Cicutín, pidió que se cite a declarar a Daniel Roque Cinquino, Carlos Alberto Telleldín y Juan José Ribelli. Anni-chiarico argumentó que «Cinquino aparece en distintas declaraciones indagatorias prestadas por los procesados» y que fueron incorporadas por lectura. En el caso de Telleldín, quien estuvo detenido por estar acusado de participar como parte de la conexión con policías de la Bonaerense por el atentado a la AMIA, porque Marcos Rodríguez en su declaración, dijo que «lo visitó cuando estaba detenido en el penal federal de Marcos Paz» y Juan José Ribelli -jefe de operaciones de la Brigada de Investigaciones de La-nús en el momento de los hechos-, para corroborar la veracidad de los dichos de Rodrí-guez y el testigo Ojeda.
Ante la oposición de algunas de las partes, los jueces Luis Gabián, Marcelo Dellature y Claudio Fernández resolvieron, por unanimidad, que se cite a declarar a Telleldín.
En tanto, rechazaron la declaración de Cin-quino y de Ribelli, el primero porque fue procesado en la causa y su situación procesal aún no ha sido resuelta, y el segundo porque consideran que no han surgido nuevos elementos para citarlo.
«Recuerdo que por la puerta pasaron un montón de autos y los tiros», relató en su testimonio Javier Corral, que tenía un lavadero de autos sobre la Av. Ramón Franco de Wilde. Ante una pregunta de la fiscalía, Corral aseguró que en el barrio se comentaba que «hubo un enfrentamiento de policías con delincuentes».
Alicia Lavalle, una vecina que vivía en Saadi Carnot y Bragado, aseguró que salía de su casa cuando observó que «dos o tres autos» se desplazaban a gran velocidad y en contramano. «Recuerdo que hubo un tiroteo», dijo y agregó: «Por el ruido que escuchaba pensé que era pirotecnia, pero eran balas. El que iba detrás del auto iba tiroteando».
La «Masacre de Wilde» ocurrió el 10 de enero de 1994, cuando policías de la entonces Brigada de Lanús persiguieron a los ocupantes de dos autos, presuntamente al confundirlos con un grupo de delincuentes que buscaba y los asesinaron a balazos.
Las víctimas fueron el remisero Norberto Corbo y sus pasajeros Claudio Mendoza y Enrique Bielsa, quienes viajaban a bordo de un Peugeot 505, y el vendedor de libros Edgardo Cicutin, que se trasladaba en un Dodge 1500, conducido por Claudio Díaz, el único sobreviviente del ataque.
De acuerdo a los peritajes, ambos vehículos y las victimas recibieron más de 300 impactos de bala calibre 9 milímetros disparados con pistolas y al menos un subfusil Uzi.
Los policías, en tanto, no sufrieron heridas ni esos autos se registraron impactos de bala. Por eso en la instrucción inicial se descartó la hipótesis de un enfrentamiento armado.
Son juzgados en la causa, el ex cabo Marcos Rodríguez; los ex comisarios Roberto Mantel y Eduardo Gómez; el ex oficial Osvaldo Lorenzón; los ex subtenientes Marciano González y Pablo Dudek; y los ex oficiales Julio Gatto y Marcelo Valenga; todos actualmente en libertad.
Además, se encuentra imputado el ex subteniente Marciano González, quien sufrió un ACV hace poco más de un año y aún resta que se entregue una pericia médica que indique si está en condiciones o no de afrontar el debate.

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimas noticias

Pin It on Pinterest