Si bien el hecho ocurrió hoy, ya hace tiempo que los empleados del sistema de justicia vienen exigiendo, sin demasiado éxito, mejores condiciones no solo laborales sino también edilicias.

Literalmente, el juzgado Civil y Comercial N° 23 de La Plata, ubicado en el edificio de calle 13 entre 47 y 48, se vino abajo. Los trabajadores aseguran que no se lamentaron víctimas mortales «de puro milagro«.

 

Vale destacar que el hecho ocurrido en el juzgado que conduce el doctor Héctor Daniel Arca no es el primero. Algo similar sucedió el año pasado, cuando la mampostería que da a calle 48 se derrumbó a metros de un trabajador que salía del lugar.